fbpx
CARGANDO

Ser realista mejora tu bienestar

por Jhenny Antiques julio 14, 2021

Negar la realidad o evadirse de ella conduce al fracaso. Tampoco hay que ver necesariamente el lado negativo o lo malo de las cosas, sin embargo, encontrar ese punto de cómo ser realista ajustando nuestra percepción a los hechos y poder sacar beneficio es un gran aporte de bienestar.

No es la primera vez que le doy vueltas a estas cosas y, como bien dicen, ningún extremo es bueno. No hay que ser en exceso optimista pero tampoco en exceso pesimista, y eso nos deja en un término intermedio, tal vez, el ser una persona realista es mucho mejor de lo que pensamos.

Pero, ¿qué es ser realista?

La definición más básica es no idealizar las cosas y/o personas.

Ser realista se trata de no adornar con ideas preconcebidas o tener expectativas muy altas que puedan desvirtuar la esencia de las cosas.

¿Esto quiere decir que no puedes tener ilusión o “soñar”? – No, para nada. Todos necesitamos de alguna u otra forma tener “ilusiones”.

Ser una persona realista implica que puedes prepararte de forma consciente ajustando esas “ilusiones” más cerca de los hechos (contexto, situación, recursos, etc.) y conseguir lo que te propones.

Y, en caso de que no lo consigas podrás manejar la frustración o la decepción de manera más óptima y saludable.

Ahora bien, todas las personas tienen su interpretación de la realidad, lo hacen a través de sus propios filtros (creencias, experiencias, expectativas, etc.).

Lo que hace que seas una persona realista es que no te dejas llevar principalmente por esos deseos, esa “ilusión” cegadora, y aprendes a observar y analizar los hechos (realidad) y confrontarlos con tu percepción de la realidad y tus expectativas.

El resultado es que puedas ver el grado de relación coherente que existen entre ellos y poder realizar acciones más inteligentes, sensatas y conscientes.

Optimista vs. Realista vs. Pesimista

Todo tiene sus pros y sus contras, pero en esto no entraremos en detalle.

Ciertamente hay diversos estudios que indican que una persona optimista suele ser más sana y feliz, sin embargo, esa sensación de felicidad puede estar influenciada por esa “ilusión cegadora” proporcionando una distorsión de los hechos y de la misma persona (no ser consciente o no aceptar sus limitaciones).

Por su parte, entramos en la paradoja de la persona pesimista. Esta puede exponer todo lo que saldrá mal y esto le permite prepararse para todos los obstáculos, hasta allí, bien. La cuestión que, muy en el fondo, no cree que las cosas funcionen.

En ambos casos en particular se corre el riesgo de un mayor desgaste emocional y mental.

Ser realista significa que eres una persona que maneja de forma más eficiente sus expectativas y posee buen control de la situación teniendo una idea, aunque sea aproximada, de lo que puede hacer y lo que no. Conoce sus limitaciones y las utiliza a su favor.

"El pesimista se queja del viento; el optimista espera a que cambie; el realista ajusta las velas".- George Ward Clic para tuitear

Beneficios de ser realista

Una de las cosas que se puede concluir es que, en igualdad de condiciones, el optimismo y el pesimismo generan menor bienestar. Siendo realista tienes expectativas más centradas y esto mejora tu bienestar.

De manera que, ser realista puede ser la forma más acertada para afrontar la vida y aquí algunos de sus beneficios:

  • Las personas te perciben como alguien sensato, esto genera y aumenta tu credibilidad.
  • Entrenas tu habilidad de buscar opciones y/o soluciones. Te vuelves más resolutivo.
  • Desarrollas tu objetividad. Analizas con mayor consciencia los pros y contras para poder estar más alineado con la situación o los hechos.
  • Te ayuda a planificar mejor – favorece que puedas crear estrategias más efectivas o dar con soluciones más favorables.
  • Disminuyen tus prejuicios y te apoyas más en fundamentos.
  • Te ayuda a identificar los riesgos que no son necesarios
  • Favorece tu equilibrio emocional y mental. No te dejas llevar por estallidos emocionales producto de una situación, ya sea para bien o para mal.
  • Desarrollas mayor capacidad de tolerancia y comprensión, hacia los hechos y hacia las personas.
  • Fortalece y desarrolla la virtud de la ecuanimidad.

Que el poder del bienestar realista te acompañe ;-D 🧡

Artículos relacionados