fbpx
CARGANDO

PERSONA TÓXICA – ¿y si la tóxica soy yo?

por Jhenny Antiques agosto 12, 2021

Si bien son muchas las ocasiones en las que creemos que la culpa está fuera de nosotros mismos, no sería mala idea dejar de mirar a los demás para profundizar en nuestro interior y analizar si estamos siendo la persona tóxica que evitamos.

¡Yo fui tóxica!

Si, alguna vez tuve una faceta de persona tóxica, sobre todo cuando estaba con un grupo de compañeros de trabajo.

Siempre quejándome, siempre corrigiendo a los demás. Durante ese período llegaba a casa exhausta, consumida energéticamente… no sé si me entiendes, no sabría cómo explicarlo.

Cuando me paré a reflexionar, a priori, los tóxicos eran “los otros”, pero resulta que yo estaba metida en ese saco.

Y aquí te quiero puntualizar dos cosas importantes. Puedes ser tóxico por:

  1. Realmente tienes comportamientos y actitudes tóxicos, por las razones o experiencias que sean. Ya harás por corregirlo (o no, jejje)
  2. Para adaptarte a un entorno y sentirte integrado, en un momento determinado.

En mi caso, fue lo segundo.

Todo el mundo sabe que tiene problemas, pero la fuente de los mismos no es algo que suela estar tan claro, si lo analizas en profundidad.

En este post intentaré definir qué significa ser una persona tóxica, cuáles son sus principales señales de identidad y cómo dejar de serlo para tener una vida mejor contigo mismo/misma y con los demás.

¿Qué significa ser una persona tóxica?

Por definición, una persona tóxica es aquella que tiene comportamientos o realiza acciones que influyen de manera negativa en los que le rodean.

Aunque muchos son conscientes de ello, la gran mayoría son inconscientes.

Estar rodeado de una o varias personas tóxicas puede traducirse en problemas inmediatos o que aparezcan con el tiempo.

Para identificar este tipo de comportamientos es necesaria la autorreflexión, además de recibir una retroalimentación o feedback de los demás que nos ayude a identificar cuáles son esos puntos a corregir o eliminar.

No voy profundizar demasiado, así que voy a generalizar un poco, pero te animo a que reflexiones con cada punto y también analices por ti misma los matices de cada caso.

Pero, sobre todo, que lo reflexiones y trates de identificar.

10 signos de que eres una persona tóxica

1.- Vuelvo negativo todo a mi alrededor: si eres capaz de cambiar el estado de ánimo de aquellos que te rodean para impregnarlo con tu negatividad.

Por cuestiones de supervivencia, nuestro cerebro frecuentemente presta atención a los aspectos negativos de nuestro alrededor en lugar de a los positivos y “caemos en SU trampa”.

2.- Lo mío es siempre peor: si al escuchar un problema en boca de otra persona le restas importancia porque tú sufres algo peor, ese es un signo de toxicidad.

Los problemas tienen diferentes intensidades en función de quién los sufre, no debemos invalidar el dolor ajeno.

3.- Soy la víctima: te darás cuenta de que eres tóxico si intentas preocupar a los demás con el objetivo de obtener su ayuda para luego descartar todas sus soluciones. Esto inyecta negatividad a los que nos rodean.

4.- Soy crítico conmigo y con los demás: un alto grado de crítica contigo mismo puede traducirse en toxicidad con los demás.

Sobra decir que exponer públicamente los defectos de una persona para incitar a su cambio puede resultar fatal.

5.- Soy sarcástico por naturaleza: aunque este es un rasgo típico de algunas personas, utilizarlo en según qué situaciones puede resultar molesto.

A menudo no somos conscientes de la magnitud del problema del que tenemos delante.

6.- Manipulo a los demás: utilizar a los demás sin su conocimiento, y menos consentimiento, para el beneficio propio es una definición de toxicidad. Este rasgo se presenta de muchas formas y a muchos niveles.

7.- Me aprovecho de los demás: que siempre exista la posibilidad de echar mano de una persona dispuesta a ayudar no quiere decir que haya que aprovecharse de ella.

No mostrar amabilidad o aprecio por la ayuda prestada, creyendo que era su obligación, es algo típico de un ser tóxico.

8.- No asumo responsabilidad: ciertamente hay situaciones en la que nos es complicado lidiar, pero, el no afrontar PARA NADA las adversidades genera problemas aún más grandes.

Básicamente es, no hacerte cargo en absoluto de tu vida y, con comportamiento victimista, dejar esa responsabilidad en la persona de turno.

9.- Intento arreglar todo: intentar arreglar los problemas de otras personas para los que ni siquiera nos han requerido, no es buen síntoma.

Hay que aceptar que los problemas existen, que las personas no son perfectas y que deben aprender por su propia experiencia.

10.- Soy celoso o envidioso: mostrar envidia de los demás o enfadarte porque otra persona triunfe o algo salga bien (pensamiento: no se lo merece), no es nada bueno.

Hay cierta envidia sana cuando te alegras que lo haya conseguido y también lo deseas para ti, eso es diferente. Como digo, hay matices. La cuestión es identificar lo negativo.

5 consejos para dejar de ser tóxico

  1. Reconocer que somos tóxicos: si te has planteado la opción de que puedes ser tóxico, ya tienes mucho ganado. Esto conduce al autodesarrollo y es el punto inicial para empezar a cambiar.
  2. Fomentar la empatía: ponerte en el lugar de los demás te ayudará a darte cuenta de que la vida de cada persona influye a la hora de afrontar una adversidad. Un problema nunca es igual para dos personas.
  3. Saber pedir disculpas: pedir disculpas es propio de personas maduras, aquellas que reconocen cuándo han hecho daño a alguien y saben rectificar.
  4. Consultar a un profesional: a nivel personal se puede cambiar, pero el proceso es mucho más rápido con la ayuda de un profesional, el cual ayuda a detectar el problema y propone una forma de cambio. Esta de más de decirte que puedes contar conmigo.
  5. Cambiar: aunque es el último punto no es el menos importante. Tener el deseo de cambiar es el combustible necesario para dejar a un lado los comportamientos tóxicos.

Después de “reconocernos tóxicos”, la disposición que se tenga es primordial.

No creo que nadie sea tóxico por naturaleza, se vuelve tóxico por aquellos comportamientos que imita de los demás, por experiencias, por exposición prolongada a un ambiente tóxico, etc.

No siempre los patrones elegidos son los correctos, por lo que saber identificarlos para dejar de seguirlos es fundamental si quieres vivir una vida con más bienestar, felicidad, disfrutando de relaciones personales más enriquecedoras.

Lo dicho, escríbeme si quieres empezar este proceso de cambio, ya sea por ti misma/mismo o porque estas en un entorno tóxico y no sabes cómo afrontarlo o salir de el. 😁😉

Que el poder del bienestar te acompañe ;-D 🧡

Artículos relacionados