fbpx
LOADING

Beneficios de llorar

by Jhenny Antiques September 25, 2020

El llanto es una respuesta natural que tenemos todos los seres humanos ante una variedad de emociones, desde la tristeza, el dolor hasta la alegria y la sorpresa. Pero, ¿llorar tiene algún beneficio para la salud?

La respuesta es, SI. Diversos estudios han descubierto que el llanto puede beneficiar tanto a nuestra mente como a nuestro cuerpo, y estos beneficios comienzan en el primer instante que nacemos.

Lamentablemente, cuando ya empezamos a ser más adultos, reprimimos las lágrimas. Sea por un tema cultural, creencias limitantes o por falta de autoestima o miedos.

¿Qué es el llanto y tipos de llanto?

El llanto es la expresión de un momento anímico que puede estar marcado tanto por un hecho físico como por emociones, negativas y/o positivas.

Podemos llorar por tristeza, de soledad, desamor, por estrés, culpa, por miedo, angustia, por rabia, una despedida…o también llorar de emoción viendo una película, escuchando una canción, observando la belleza de un paisaje, escuchando la risa de un bebé o recordando un instante feliz.

Para entender los tipos de llanto, te lo explicaré de manera sencilla por la manera en que se producen las lágrimas y su función:

Basal: Básicamente es cuando los conductos lagrimales secretan constantemente lágrimas, en pequeñas cantidades, que son un líquido antibacteriano rico en proteínas que ayuda a mantener los ojos húmedos cada vez que una persona parpadea.

Reflejas: Son lágrimas provocadas por agentes irritantes como el viento, el humo, el polvo o las cebollas (por cierto, ¿sabes algún truco para no llorar pelando cebollas?). Aquí se liberan sustancias para eliminar estos irritantes y proteger el ojo.

Emocional: Es la más conocida y a la que solemos hacer referencia. Viene dada por un amplio, y misterioso, abanico de emociones humanas 🙂

Y ahora te doy una clave. Mientras las lágrimas basales contienen un 98% de agua y el resto de sustancia es antibacterial para proteger el ojo, las lágrimas emocionales contienen gran cantidad de hormonas del estrés y otras toxinas que SE LIBERAN para drenarlas de nuestro cuerpo a través del sistema lagrimal.

Conclusión: Llorar es más beneficioso para la salud de lo que la gente se imagina.

Creencias limitantes sobre el llanto

Puede que te pase como a mi (o no), pero lo primero que me viene a la cabeza es lo que escuchaba de pequeña: “los hombres no lloran”. Y tanto que lloran, ¡es normal! (menos mal que vamos acabando con ciertos estereotipos).

Absolutamente nadie debe reprimirse de llorar. Sin embargo, algunas veces, consciente o inconscientemente lo hacemos, nos reprimimos, incluyéndome.

Una de las creencias limitantes de llorar más extendidas: la visión del llanto como un signo de debilidad. Así que evitamos llorar en la oficina, en el supermercado… evitamos llorar en cualquier lado donde, pensamos, se nos va a juzgar por ello.

Esta creencia limitante no pone el punto de atención en la necesidad interior, sino en el otro. Se le concede un peso excesivo a aquello que pueda opinar la otra persona, a lo que puedan opinar los demás.

Por otro lado, hay personas que piensan que la tristeza es negativa e intentan evitarla. Por ello, también reprime las lágrimas causadas por una experiencia triste o se juzga a sí misma por sentir ganas de llorar. 

Beneficios de llorar

Expresión emocional – comunicación. Este es, precisamente, uno de los beneficios del llanto. Este lenguaje propicia la expresión emocional. De este modo, aquella persona que te acompaña en ese momento puede observar cómo te sientes mediante esta comunicación. No solo comunicas con tus palabras, sino también a través de tu lenguaje corporal. Y la mirada adquiere un valor muy importante en el diálogo interpersonal al crear conexión y confianza.

Introspección y autoconocimiento. Conectas con tu propio mundo interior cuando lloras. Es decir, el autoconocimiento es otro de los beneficios del llanto. En ocasiones, puede ocurrir que no encuentres las palabras indicadas para expresar qué te ocurre o cómo te sientes. Y, en ese caso, el llanto es un vehículo de comunicación emocional que va más allá del lenguaje verbal. Incluso, te puede ayudar a darte cuenta de las cosas/personas que te importan y “no lo sabias”.

Efecto calmante. Las lágrimas producen un efecto terapéutico incalculable, sobre todo al tratarse de emociones negativas, al aliviar el peso de la tristeza, por ejemplo. Cuando lloras, puedes sentir el bienestar que produce este desahogo que calma tu SER de manera natural. Está demostrado que activa el sistema nervioso parasimpático y ayuda a regular diferentes funciones que pueden restablecer tu equilibrio interno y emocional.

Libertad interior. Abraza tu propia humanidad y date permiso para exteriorizar tu llanto, sea por la razón que sea. Esta libertad interior te ayuda a fortalecer tu propia autoestima y confianza.

Fortalece relaciones. El llanto también cumple una función social importante. Comunica la fuerza y ​​la naturaleza de las relaciones, suscita simpatía e incluso fomenta la ayuda, y acerca a las personas unas a otras. En el caso más personal, puede crear un vínculo emocional más profundo entre familiares, amigos y quienes te rodean.

Cuidado personal. El llanto puede ser el reflejo de la inteligencia emocional de aquel que manifiesta sus emociones y sus sentimientos. En ocasiones, asumir la propia vulnerabilidad es un paso muy importante para pedir ayuda a los demás, e incluso para poder ayudar a otros por medio de nuestro propio autoconocimiento. 

Alivia el estrés. Tal como te mencioné al principio, a través de las lágrimas emocionales nos deshacemos de ciertas hormonas del estrés y otras tóxinas. Además, ayuda a aliviar la presión arterial alta, a reducir los niveles de manganeso, que, si son elevados, pueden estar asociados a irritabilidad, ansiedad y afecta también los estados de ánimo.

Por tanto, recuerda, la próxima vez que te sientas abrumado y estés luchando contra las lágrimas, házte un favor y ten en cuenta los beneficios de llorar. Busca un lugar tranquilo o un hombro de apoyo y ¡llora!. Podría ser solo eso lo que necesitas.

Para finalizar, llorar en respuesta a algo que te hace feliz o triste es normal y saludable. No evites derramar lágrimas si sientes la necesidad de hacerlo. Sin embargo, si llorar demasiado comienza a interferir con tus actividades diarias, con tus relaciones personales, en el trabajo, etc. acude a tu médico, sin falta.

Related Articles

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *