fbpx
LOADING

¿Cómo combatir el estrés mental?

by Jhenny Antiques July 24, 2020

Combatir el estrés mental es uno de los retos más habituales en la sociedad en la que vivimos. El ritmo de vida que nos hemos impuesto ha hecho que el estrés, que en principio era algo positivo y una forma en la que el cuerpo reacciona para sobrevivir, se acabe cronificando y volviendo perjudicial para nuestro equilibrio y nuestro bienestar emocional.

Las causas que están detrás del estrés mental suelen ser el exceso de responsabilidades y de tareas. Agendas repletas de trabajo, citas y obligaciones desde primera hora de la mañana hasta la última de la tarde y que no te deja tiempo para la que debería de ser tu mayor prioridad: tú mismo.

Tal vez, estás tan acostumbrado a convivir con el estrés que no te das cuenta de hasta que punto es un problema hasta que no se manifiesta de una forma intensa, con una crisis de ansiedad, con un problema físico o, incluso, con una depresión.

Por eso, si quieres mejorar tu salud física y mental es importante que aprendas a detectar el estrés mental y que actúes en consecuencia no solo para rebajarlo, sino para impedir que vuelva a aumentar de nivel una vez que has logrado mantenerlo a raya. Y, desde ya, te digo que es algo que necesita de un gran compromiso por tu parte y de cambios en tus hábitos.

5 claves para combatir el estrés mental

Existen muchas formas simples de reducir el estrés y estas son cinco claves para combatir el estrés mental, básicas y muy importantes. Son las que te situarán en la línea de salida para comenzar un camino que te conducirá hacia tus metas y objetivos de una forma saludable, sin estrés y en equilibrio interior.

#1. No eres perfecto, ¿y qué? A muchas personas les resulta complicado asumir que no son perfectos y que, además, no tienen por qué serlo. Quizás eres una de estas personas, pero una vez que te aceptes como el ser humano que eres, con tus fallos y tus límites, serás más feliz.

¿Te exiges a ti mismo algo que no está a tu alcance y que jamás pedirías a otra persona? Si la respuesta es afirmativa ya sabes de dónde puede provenir tu estrés. Comienza a trabajar en tu nivel de autoexigencia y acepta que vas a fallar y a equivocarte como todo el mundo.

#2. Reorganiza tu lista de prioridades. El trabajo, la familia, ayudar a un amigo que lo necesita… son muchas las cosas que necesitas resolver a lo largo del día. Y muchas veces, para conseguirlo, dejas de lado otras que no te parecen tan importantes.

¿Eres tú mismo una de las cosas que sueles aparcar o dejar para otro momento?. Es importante que seas consciente de que tú tienes que tener un puesto muy alto en tu nivel de prioridades. Seguramente el primero. Porque si no estás bien, no podrás darlo todo en el resto de aspectos de tu vida, pues el bienestar emocional es una de las claves del éxito.

Cada día, reserva un tiempo para ti y ese tiempo tiene que ser tuyo. Intocable. Media hora para escuchar música, un baño de burbujas, un cuidado de belleza… mímate a diario y verás como todo comienza a verse de otra manera. Por supuesto, ¡nada de sentirte culpable por ello!

#3. La naturaleza es una gran aliada. Poder salir a un entorno natural siempre que sea posible es muy importante para tu mente. ¿Has probado a pisar la hierba con los pies descalzos cuando te sientes anímicamente agotado? Es como una inyección de energía, sobre todo en verano. Sentir el aire puro y poder disfrutar de un bonito paisaje desconectando de todo lo demás es una gran medicina contra el estrés.

#4. El aquí y el ahora. A menudo no disfrutamos de las cosas de la vida porque estamos pensando en lo que vamos a hacer a continuación, la semana que viene, el próximo año… Pero lo único que es real es el aquí y el ahora y por eso es tan importante aprender a centrar la atención en ello.

Los ejercicios de mindfulness te ayudan precisamente a eso, a centrarte en el aquí y en el ahora. En lo que tienes delante, sin dejar que la mente se pierda ni en el futuro ni tampoco en el pasado. Evitarás así darle vueltas a lo que ya sucedió y no tiene remedio o preocuparte anticipando sucesos que, tal vez, no lleguen a ocurrir jamás.

#5. Fíjate objetivos realistas. Tener metas en la vida es muy importante. Te ayudan a superarte y a tratar de ser mejor persona. Pero si las metas que te fijas no son realistas te estarás exigiendo demasiado y aparecerá el estrés primero y las frustraciones después.

Las metas realistas te ayudan a enfocar tu energía, a obtener satisfacción por tu trabajo y por tus sacrificios y a combatir el estrés mental gracias a un mejor enfoque de tus objetivos.

Recuerda, el estrés no es que sea malo, es una respuesta inherente a todo ser vivo necesaria para la supervivencia. El punto es, cuando este estrés perjudica tu salud mental y física es cuando hay que tomar cartas en el asunto.

Reaccionar a tiempo y tomar la decisión de controlar el estrés para recuperar tu bienestar emocional, depende únicamente de ti.

Related Articles

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *