fbpx
LOADING

CANSANCIO MENTAL: síntomas y consejos para aliviar la fatiga mental.

by
Mujer con agotamiento mental

El cerebro se cansa al trabajar de forma continuada y más aún bajo estrés, del mismo modo que lo haría cualquier músculo de nuestro cuerpo al ser ejercitado en demasía. La consecuencia de este exceso intelectual es lo que se conoce como cansancio, fatiga o agotamiento mental, un problema de salud mental cada vez más frecuente.

Esta condición nos deja en un estado de malestar físico general, sin embargo, tiene un origen psicológico y emocional. Gestionar los desafíos mentales que se nos presentan de forma cotidiana exige un gran esfuerzo al que, posiblemente, sea el órgano más importante de nuestro cuerpo: el cerebro.

Y esto lo sé porque es algo que me pasa. Emprender, el ritmo del día a día, temas personales, trabajar desde casa, las cosas de la casa, la familia, mantener las amistades… sumado a que soy perfeccionista, metódica… es un sinfín de inputs y mi cerebro va a mil por horas. A veces no me soporto, me agobio a mí misma 😅

En este post, he recopilado la información que considero más importante para que la tengas presente y te puedas poner, desde ya, a controlar tu cansancio mental.

¿Cómo se produce el cansancio mental?

La fatiga mental se produce después de periodos prolongados de alerta, trabajos con una carga cognitiva compleja y situaciones estresantes. El cerebro es incapaz de administrar las tareas y entra en un estado de sobrecarga y frenesí. Este, a su vez, provoca los síntomas normalmente asociados al cansancio mental. Los siguientes comportamientos y circunstancias suelen ser los más dañinos:

  • Toma de decisiones.
  • Entornos abarrotados y desordenados.
  • Asumir responsabilidades extra.
  • Procrastinación.
  • Perfeccionismo.
  • Falta de sueño.

Este agotamiento de índole intelectual nos deja bloqueados, exhaustos, incapaces de ser productivos y enfrentar los trabajos que se deben ejecutar para progresar satisfactoriamente en nuestra vida. En consecuencia, se suele presentar también un cuadro psicológico negativo asociado a los efectos negativos que comienzan a deteriorar nuestra salud mental.

Señales de que se sufre agotamiento mental

Hay toda una colección de señales diagnósticas de una persona que sufre esta condición.

Entre las más comunes se encuentran la irritabilidad y la impaciencia. Si el menor inconveniente tiene un efecto demoledor sobre la persona y esta reacciona exageradamente es muy posible que esté sufriendo un cuadro de cansancio de origen mental.
Además de esta señal, encontramos algunas otras:

  • Depresión o desmotivación.
  • Rabietas o ataques de ansiedad.
  • Sueño inquieto o insomnio.
  • Desconexión con la realidad o incluso insensibilidad.
  • Mareos y malestar general.
  • Agotamiento crónico.

¿Cuáles son los principales síntomas del cansancio mental?

La fatiga mental puede ser muy similar al estrés, incluso puede estar muy relacionado, por eso es vital detectar síntomas.

Entre los síntomas emocionales encontramos la depresión, la ansiedad, la insensibilidad, la falta de motivación, la reducción de la productividad, la dificultad de concentración, el cinismo, la apatía, el pesimismo, el miedo, la desconexión y la desesperanza.

Los síntomas físicos incluyen malestar en el estómago, cambios en el apetito, pérdida o ganancia de peso, dolores de cabeza, dolores corporales, aumento de la susceptibilidad a enfermar, fatiga crónica o insomnio.

También hay algunos síntomas relacionados con el comportamiento que conviene conocer. Esto es: aislamiento, falta de compromiso, absentismo y pérdida de rendimiento.

Ocho consejos para aliviar el agotamiento mental

Una vez nos hemos percatado que estamos agotados mentalmente es necesario reducir las exigencias intelectuales que le estamos solicitando al cerebro. Para ello conviene:

  • Mantenerse organizado de forma que haya que tomar menos decisiones.
  • Ser realista con nuestras expectativas para que los planes sean concebibles.
  • Organizar nuestras tareas en grupos relacionados para evitar trabajar con demasiados factores de estrés al mismo tiempo.
  • Pasar de la reacción, de ser reactivos, a las acciones preventivas y evitar posponer nuestro trabajo, pues cuanto menos tiempo dispongamos para completarlo mayor será el estrés sufrido durante el proceso.
  • Mantener nuestro entorno lo más ordenado y despejado posible.
  • Mejorar la alimentación o, al menos, evita el azúcar y excesos de carbohidratos.
  • Hacer alguna actividad física. Camina. Caminar es fácil y económico.
  • Mejora tu calidad de sueño.

¿Cómo se puede evitar la fatiga mental?

Para evitar este cansancio cognitivo es necesario rediseñar nuestra estrategia de trabajo y el estilo de vida con el objetivo de minimizar las fuentes de estrés.

Conviene planear también un buen número de paradas y/o descansos programados. Ya sea que estés en oficina o momentos de ocio y desconexión personal, con el único propósito de oxigenar y despejar la mente.

La meditación puede ayudar, pero más importante aún es aceptar nuestras limitaciones y anteponer nuestra salud a la vida laboral.

Las recomendaciones generales de salud también son aplicables aquí: come de forma saludable, realiza alguna actividad de forma regular, limita la ingesta de alcohol, cerciórate de que duermes adecuadamente, socializa o visita a un especialista para obtener recomendaciones personalizadas aplicables a tu caso concreto (las sesiones de Mindfulness suelen ser las más recomendables. En esto te puedo ayudar, escríbeme).

Que la paz mental te acompañe ;-D 🧡

Related Articles

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *