fbpx
CARGANDO

AFIRMACIONES: ¿realmente cómo funcionan las afirmaciones?

por Jhenny Antiques junio 03, 2021

Las afirmaciones o autoafirmaciones son todas aquellas frases positivas que debes repetirte a ti mismo/a, con la intención de que se mantengan presentes en el subconsciente y así, convertirse en estímulos que sirvan para contrarrestar todos los pensamientos negativos que te perjudican y te limitan en tu vida cotidiana.

Para que nos entendamos: Las afirmaciones son una técnica eficaz que pueden guiarte hacia una vida más plena y a desbloquear todo tu potencial.

Las autoafirmaciones desde el punto de vista neurocientífico

Para entender como funcionan las afirmaciones es importante conocer un poco sobre el cerebro. Este ha evolucionado con el único propósito de mantenerte vivo. Está diseñado para tomar decisiones inmediatas en situaciones que así lo requieran, no para realizar un análisis profundo sobre todos los datos que recibe.

Por tal razón, el cerebro crea constantemente atajos (evaluaciones rápidas de la información para tomar decisiones), que en ciertos casos llevan a sesgos cognitivos. Los mismos se definen como creencias que no tienen ningún tipo de justificación.

A pesar de que los sesgos cognitivos se pueden percibir como algo negativo, las autoafirmaciones pueden manipularlos para tu propio beneficio.

Estas le enseñan a tu cerebro una nueva forma de pensar; lo hacen por medio de la repetición constante de pensamientos positivos que se integran a su red neuronal – échale un vistazo a mi post “cómo mejorar la calidad de tus pensamientos”

Dichos pensamientos generan sentimientos edificantes, estados de la mente que son muy favorables y conductas que están en armonía con el tipo de vida que deseas tener.

En conclusión, la repetición de afirmaciones te ayuda a organizar rutas neuronales que te sacan de la angustia y la negatividad, ayudándote a vivir de una forma más expansiva y más útil para tu propio bienestar.

¿En cuáles casos funcionan las afirmaciones positivas?

A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas, seguro que tu también, y seguro que también has notado que hay personas con una predisposición más negativa que otras.

Así es, hay personas que “en esencia” siempre ven el vaso medio vacio, mientras otras lo ven medio lleno. ¿A quién crees que no le funcionan las afirmaciones, por más que la repitan? 🤨

Las autoafirmaciones funcionan en todos los casos en los que estén acompañadas de la emoción y la creencia de que se pueden cumplir.

Es probable que al principio sea un poco complicado ver resultados. Por eso es siempre recomendable iniciar con afirmaciones que tengas mayor sensación y probabilidad de hacerse realidad para que confirmes su impacto positivo en ti, e ir progresivamente avanzando hacia otras más difíciles.

Lo importante es tener una buena y GENUINA predisposición.

En resumen, ¿Hay algún caso en el que las afirmaciones no funcionen? Sí. Cuando una creencia negativa está profundamente arraigada en tu mente inconsciente, tiene la capacidad de neutralizar el efecto de cualquier frase o pensamiento positivo.

El objetivo de las afirmaciones

Las autoafirmaciones cumplen un papel muy relevante en tu vida. Por mencionarte algunos objetivos, te ayudan a:

  • Visualizar y crear tu propia realidad.
  • Sentirte sereno/a y en paz.
  • Establecer metas y objetivos. Al definir una afirmación indagas sobre lo que quieres y eso te permite clarificar tus ideas.
  • Benefician tu salud física y mental. Todos los malos pensamientos que se crean en tu cerebro se manifiestan en tu cuerpo físico. Recuerda que somos todo un “sistema” que se retroalimenta.

¿Cómo poner en práctica las afirmaciones?

La eficacia de las afirmaciones depende de los siguientes puntos básicos:

1. Debes formularlas en primera persona, en presente y en positivo. Evita incluir la palabra “no” en la frase. Es mejor decir: “Soy una persona pacífica” a decir: “No soy una persona problemática”.
2. Tienes que darles un efecto emocional. Una carga emocional que te proporcione felicidad, esperanza y ánimo, por ejemplo, es mucho más poderosa y efectiva que una simple frase sin más.
3. Debes creerlas. No puede haber ningún tipo de duda en tu mente sobre la certeza de tu afirmación; en caso contrario puedes caer en un sabotaje contra ti mismo (por disonancia cognitiva).

Recuerda que la repetición constante de la afirmación es la clave para que tu cerebro asimile rápidamente el mensaje positivo.

NOTA: Soy muy crítica y me gusta evaluar los pros y contras y, aunque este post es para explicarte los pro y cómo funciona, tengo que decir que, el exceso de pensamiento positivo y aplicar afirmaciones positivas sin un ápice de discernimiento es CONTRAPRODUCENTE. Por favor, usa las afirmaciones con responsabilidad y consciencia.

Algunos ejemplos de afirmaciones positivas:

Hoy elijo ser felíz y encontrar la felicidad en los pequeños detalles. Clic para tuitear
  • Estoy en control de mi propia vida.
  • Me merezco lo mejor y estoy abierto/a a recibirlo.
  • Voy a conseguir el empleo que quiero.
  • Confío en mi, y creo en mis habilidades.
  • Tengo la inteligencia suficiente para alcanzar todas mis metas.
  • Soy una persona que irradia confianza y seguridad.
  • Me acepto como soy, con mis defectos y virtudes.
  • Soy una persona atractiva.
  • Puedo cumplir con todos mis sueños cuando me lo propongo.
  • Voy a ser feliz y tener paz en mi vida.
  • Hoy, tengo lo que necesito para ser feliz.

Que el poder del pensamiento sabio te acompañe ;-D 🧡

Artículos relacionados